domingo, agosto 28, 2011

El Mezquite Asadero

Vivimos una crisis en estos momentos; tenemos una crisis de salud en nuestro país por el problema que representa la obesidad. No tengo absolutamente nada en contra de la gente del tipo más bien grueso por el contrario, generalmente son mas chistosos que las personas delgadas y aunque parezca broma todos tenemos al menos algún amigo, vecino, padre, madre, esposo(a), hijo(a), hermano(a), primo(a), amante, estilista, plomero, perro(a), pez o boa constrictor que tiene un problema de sobrepeso. Los factores que provocan este problema son varios, parte es toda la comida y bebidas chatarra que se consumen en grandes cantidades debido al estilo de vida que la mayoría llevamos, muchos nos hemos desentendido del arte de cocinar, pero también parte del problema es que la comida está bien pinche buena. No podemos dejar de comer, menos en un estado como el de Sonora donde la carne y las tortillas de harina con manteca están tan buenas. Es casi imposible resistirse a ese olor de la carne al tener contacto con la parrilla grasienta alimentada por carbones al rojo vivo, solo con un puño de sal gruesa (la sal refinada es para los débiles).
La carne asada en esta nuestra cuidad con sus lindos embotellamientos viales y de gente que solo se sube al los autos para hablar por celular, no es una tarea fácil de hacer; el calor y la humedad en los meses de Mayo a Septiembre son infames, solo se pueden soportar con esa bebida de ambarino color muy fría ya que se corre el riesgo de deshidratarse. Pero para eso tenemos un remedio llamado Taquerías…


 Las taquerías (o como se les conoce circuito de comida callejera: taquerías) son los lugares donde se expenden tacos. Así de esa manera uno no tiene que pasar tantos calores y poner en riesgo la muerte de los espermatozoides debido a que el calor de los carbones encendidos a una temperatura altísima irradia directamente en las partes nobles del asador (el que asa la carne). Es por ello que estos locales son tan preciados ya que evitan a la clientela todo el molesto arte de ir a comprar carne, carbón, regresar, encenderlo y asar la carne y además aumenta la fertilidad en la población y eso en estos tiempos de incertidumbre que vivimos donde no puedes siquiera cumplir con tu deber de ir a apostar dinero en un casino por el miedo a que te encierren y te quemen vivo, es algo que se debe de apreciar.
Últimamente te ha dado entre la población un fenómeno en el mundo taqueril aquí en hermosillo: los asaderos. Quiero antes especificar que no tengo absolutamente nada en contra de ellos, pero como ya lo he comentado en otras ocasiones, los tacos deben de comerse de pie o recargado en una barra de preferencia no muy limpia. Pero esta tendencia de los asaderos y demás restaurantes donde te tienes que sentar y hay un mesero que te atiende, la verdad le quita un poco de esencia según mi punto de vista a el arte de comer tacos. Este lugar es “de esos“.

El Mezquite asadero es un local donde los tacos de carne asada son los protagonistas y estos no decepcionan ya que tienen muy buen sabor. He de ser sincero con estos tacos: no tienen nada de especial. Son solo tacos con la carne bien asada y ya. El sabor es muy bueno y tienen muchas salsas para acompañar, un taco normal sin pretensiones altas.
Igual también tienen los demás clásicos, Caramelos, campechanos, tripas, Lorenza, jass, pastor, gringa, costillas, quesadillas, etc. Ordene un campechano y aunque las tripitas estaban bien cocidas, estaban un poco duras, casi chiclosas. Igual con buen sabor.
También pedí un taco al pastor en tortilla de maíz como marca la ley federal de tacos al pastor, también con la carne de muy buen sabor y bien cocida. también muy buenos.
Pedimos también unos frijoles charros, que la verdad no los vi demasiado charros y no solo por la falta de sombrero y reata (sin albur), sino por que no tenían sabor a tocino que caracteriza a los frijoles charros, además de que estaban demasiado picantes para mi.
Lo que si me dio mucho gusto fue que las coca colas de botella siguen. Entiendo los daños que causa en la salud este tipo de bebidas, pero con un taco de carne asada, la combinación no puede ser mejor. también hay todo tipo de aguas frescas que también le van muy bien.
El lugar esta muy limpio y el servicio es bueno. Los precios son competitivos con los demás asaderos, pero sobre todo los tacos saben muy bien. Si andan por acá por el poniente, es una buena opción.

Yo le daría 3.5 triglicéridos de 5

Ubicación.