domingo, noviembre 29, 2009

El Taquero

   Ya he tocado el tema en anteriores ocasiones sobre el puerco; citando a Homero Simpson “Es un maravilloso animal mágico”. Hasta antes de aproximadamente los 14 años, yo no comía. Al decir no comía me refiero a que me tenían que dar la comida a base de golpes, ya que por alguna razón, la comida no me llamaba la atención. Hasta que un día en casa de mis abuelos, alguien dijo: “¿y si hacemos carnitas?”


Imagen ilustrativa

   Estas carnitas como las hacían mis abuelos, eran como se hacían en antaño y no como lo hacen hoy, donde cómodamente solo van al mercado municipal o a una tienda Norson y compran grasa y carne para hacerla en el cazo a fuego lento. Por supuesto que no. Solo los peleles, fantoches y enclenques lo hacen así. Mi nana y mi tata no se andaban con mamadas y ellos iban por el puerco vivo, lo traian a su casa y ahí mismo en el patio, lo mataban, destazaban y empezaban a hacer la comida con el puerco todavía retorciéndose. Yo se que eso no suena de lo mas romántico, pero hay algo sobre el método que le agrega un extra. Ademas, mientras mas frescos los ingredientes, mejor sabe la comida ;).

   Desde ese entonces me llego una epifanía: “El puerco es bueno”. Y desde entonces he tratado de buscarlo cualquier tipo de presentación hasta saciar mi apetito por el. Y hablando de presentaciones, aquí les presento un lugar donde tienen una maravillosa: El Taquero.

   Estos tacos, que me cuentan mis ancestros, empezaron con una carretita en las calles Veracruz y Piña. Estos tacos estuvieron ahí y tuvieron varias ubicaciones hasta que se asentaron en el local que tienen hoy. Lo que se vende en esta taqueria son tacos de barbacoa de puerco, que se hacen de la misma manera que se hacia desde hace ya mas de 50 años. La receta no ha cambiado y eso es parte de lo que ayuda a este negocio.

   Esta barbacoa es deliciosa, tiene un sabor muy agradable que no abruma, la carne queda deshebrada y sin tanta grasa como se pudiera esperar. Las especias usadas en la carne son especiales y las guarniciones sencillas: repollo, cebolla morada, cilantro y limón complementan el taco perfectamente. El olor es un poco fuerte, pero así debe de serlo. La calidad de tortillas también ayudan a el desenlace de este plato.

"La Salsa"

   Yo no como mucho picante pero esta salsa, que es legendaria, se tiene que probar. Es casi casi la “pièce de résistance" del taco. La salsa complementa los tacos.

   El local también vende tortas, tacos de frijoles y campechanos (los tacos). Además, cuentan en el bajo mundo del circuito taqueril, que el señor que empezó con la carreta sigue haciendo la carne el mismo y que si vas a su casa, te vende la carne por litro, con tu repollo y tu supersalsa. Luego les paso la dirección.


Si los empleados cambian la fecha, siempre sabes que dia es en este local

   Una taqueria excelente, el trato es amable. Gracias a dios conservan las sodas de botella y el lugar es limpio y agradable. Es el desayuno ideal para todos los días, menos cuando se tiene que tener contacto con otro ser humano de algún tipo en las próximas 3~4 horas de desayunar, porque el olor te seguirá a todas partes… pero es un precio bajo por el placer de degustar estos tacos.

Yo le daría 4.5 taqueros de 5.