domingo, noviembre 08, 2009

El Farallon

Primero que nada una disculpa a mis pocos pero ávidos, enardecidos y poco comprendidos lectores por no postear tan seguido. Les iba a aventar un rollo que el matrimonio, la chamba, la hueva, etc. pero el chiste es que no ha habido cosas nuevas, así que vamos a tratar de compensar esto.

Hace ya tiempo, mis suegros me invitaron a comer a El Farallon lo que no fue del todo agradable: el lugar estaba lleno, el servicio malo, nos sentaron en el área de fumadores donde no nos dejaron fumar, etc. Total que salimos con la mentalidad digna del mexicano: “No vuelvo a venir a este lugar” (se cierra la puerta de un golpe).

Como todo buen mexicano también, la memoria es muy muy corta, por lo que decidimos volver a ir (además de otros comentarios que decían que estaba muy bueno) pues le dimos otra oportunidad y la verdad, que diferiencia como decía el ya fallecido Don Héctor Espino; el lugar lleno pero no a reventar, muy buen servicio y la comida…

La comida. Ya tenia tiempo que no comía en un restaurante de mariscos y la verdad este tiene muy buen sabor. Según su pagina de interne (http://www.farallon.com.mx) este restaurante tiene ya bastante tiempo restauranteando, así que no se podría esperar otra cosas mas que productos de calidad y, si como chingados no, que productos y que calidad.

Primero que nada, abrimos boca con un ceviche al hinojo…el chef que invento este platillo, deberían de regalarle una medalla pero hecha con felaciones, ya que esta exquisito; yo no uso la palabra exquisito muy seguido, porque para empezar, parece que esta mal escrita y cuando la lees sientes que no la estas pronunciando bien y otra es que no hay muchas cosas exquisitas. Pues si, este ceviche esta exquisito y es una verdadera exquisitez el comerlo. Cebolla, cebolla morada, chile serrano, limón, un poquito de ajo y te lo sirven con side aceite de oliva y vinagre balsámico… parafraseando a SalaVerga no mames salaverga, que bueno esta.

Ceviche al hinojo (*fap*)


Después de terminar (el ceviche) vinieron otros platillos que también estaban bastante buenos, pero después de la experiencia del ceviche la verdad no les puse mucha atención. Un clásico filete de pescado al mojo de ajo que, para mi gusto, le faltaron ajos (el mojo estaba bien) y una lasaña de camarón y marlin que esta si estaba muy buena.



El lugar se siente raro al principio, ya que los restaurantes de mariscos aquí en Hermosillo, además de casi siempre tener techo de paja, tienen pescados muertos en las paredes y gente borracha fumando y comiendo campechanas. Este lugar no es así y se demuestra en la calidad de su comida y también en los precios. La comida no es barata, pero pagas por lo que comes asi que el precio es justo.



Hay pocos peros que ponerle, además del costo, pero uno seria que las cervezas son de grupo modelo, pero la Pacifico Light lo compensa. Muy recomendable si gustan probar mariscos de una manera un tanto diferente.

Yo le daría 4 farallones de 5

Ubicación.