domingo, marzo 06, 2011

Outback Steak House.

Aprovechando mi ultima gira artística para promover mi mas reciente material… ingenieril (chiste reciclado), veré que puedo visitar para comentar sobre ello. No hay mucha variedad puesto que la cuidad que estoy visitando no es muy grande que digamos, así que veremos que podemos revisar.
Antes que nada, la cuidad en la que me encuentro se llama Bowling Green, en el estado de Kentucky. Y las preguntas de siempre se levantan y he aquí las respuestas: sí, si hay salas de boliche. No, no son verdes. Si, si hay un Kentucky Fried Chicken (que también se llama KFC). Una vez cerrado el punto, exactamente a 48 pasos de mi hotel (bueno, no es mío, es donde me estoy hospedando… y si tuviera mucho dinero tampoco lo compraba porque no me gusto la decoración… aunque si tuviera mucho dinero y lo comprara, pudiese cambiar la decoración… pero me saldría muy caro y entonces no tendría ya tanto dinero… en fin, necesito planear mejor mis finanzas para mi fortuna imaginaria). El caso es que justo enseguida del hotel está este lugar Outback Steak House.

Al principio por el nombre y por como se ve por fuera, pensé que era un antro Gay, pero no era así (pregunte antes). Como todos los restaurantes de franquicia en Estados Unidos, tienen los mismos modos: llegas, hay alguien que te recibe y te dice donde te sientes y después viene un mesero o mesera muy sonriente a ofrecerte una bebida. Esto es normal como en muchos otros lugares, pero es muy extraño aquí en USA ya que todo parece exactamente igualito al siguiente restaurante: la decoración, los cubiertos, las mesas, las servilletas, los meseros, etc. Siempre tienes esa sensación de deja vu cada vez que entras  a uno de estos lugares.
Hasta los comensales son todos iguales...
Hablando de deja vu, el lugar tiene exactamente la misma vibra que todos los demás, llámese Applebees, Chillis, Red Lobster, TGIF, etc. etc. todos se sienten exactamente igual y este no es la excepción: ambiente a media luz, meseros con camisa de manga corta con pins en ellas, música pop relajada, etc. dicho esto, tú no te sientes extraño en el lugar. Llegando me ofrecieron algo de tomar y me sentí ofendido por el hecho de que no me pidieron identificación, por lo tanto tuve que pedir una cerveza. Lo bueno de esto es que tenían Michelob Ultra de barril, entonces tuve que pedir un tarro medianamente gigante. Como siempre, Michelob Ultra deliciosa; con sabor suave y ligero y con la ventaja de que con tan pocas calorías te puedes tomar muchas y engordar solo la mitad. No hay pierde.
Como el nombre del restaurante lo indica, pedí un filete; elegí un New York de 11oz, lo cual no tengo idea de que peso sea ya que los gringos siguen aferrados a un sistema que ni ellos entienden. El filete venía acompañado de dos complementos. Elegí el Garlic Mashed Potatoesde papas con ajo y una Classic Blue Cheese Wedge Salad.
El platillo ganador de la noche fue definitivamente la ensalada Classic Blue Cheese Wedge Salad: un 1/6 de lechuga romana, bañada con un aderezo de blue cheese y lo que parecía una especie de miel de maple (me imagino que para aplacar el queso), tocino, blue cheese y cebolla morada. La combinación es tan buena que me llevo la receta a mi casa. El blue cheese, según me comentan los expertos en el mundo quesil, es la copia de los gringos del queso roquefort. No por esto quiere decir que sea malo, por el contrario es un muy buen queso para los que gustan de los quesos un poco fuertes. El que venía en mi ensalada, era más bien del tipo mujercito, me refiero a que no era muy fuerte ni de olor ni de sabor. Esta ensalada realmente me sorprendió el sabor así que recomendada ampliamente.

Lo que si me decepciono un poco fue el filete. Lo pedí tres cuartos para no arriesgarme mucho, pero al cocinero se le paso la mano. El filete estaba muy cocido y muy seco. Para mí que se les olvido un rato puesto que tampoco estaba muy caliente, para cuando iba a la mitad, el filete estaba ya casi frío. El sabor no estaba del todo malo, pero si estaba poco condimentado; le falto más sal y más pimienta. La carne no era dura pero no era lo que me esperaba. El pure de papas tampoco estaba malo, pero como era garlic mash potatoes, me esperaba algo más de sabor a ajo, también estaba un poco blando. Lo que si estaba muy bueno era un pan de centeno que de dan como complemento con tu filete. Muy buen sabor.
En realidad la comida sabía como me la esperaba. A lo mejor no he ido a las partes correctas aquí en USA, pero es el problema con la mayoría de la comida aquí. Después de 3 días, todo te sabe exactamente igual. Te encuentras sorpresas de vez en cuando, pero en general la comida es tirándole a insípida, por más grandes que te sirvan las porciones. Necesito recorrer más las calles para ver que me encuentro… o ir a una cuidad más grande para tener más variedad.

(Una disculpa por las fotos, son de celular ya que no tenia mi cámara conmigo)

Yo le daría 2.5 Kentuckys de 5.

http://www.outback.com/

Click para Ubicación.