domingo, marzo 20, 2011

Olea Tacos a Vapor

Esta reseña ya tenia mucho tiempo queriéndola hacer. De hecho, pudiera terminar tajantemente este revisión solamente diciendo: estos tacos están mas buenos que la chingada.
Pero también pudiera dedicarle cuartillas y mas cuartillas completas, sonetos, poemas enteros (en prosa y en verso) describiendo y exaltando lo sabroso de estos tacos… pero tampoco lo hare. Simplemente me limitare a los hechos y no dejare que mis emociones por el puerco y la cabeza (sin albur) nublen mi razón.
Lo que si no he podido recordar es como, desde cuando o porque llegue a descubrir estos tacos. Lo que si recuerdo vagamente que aquellos tiempos (los cuales la verdad no quisiera ni recordar), mi padre solía llevarnos a estos tacos. Lo que también recuerdo es que no íbamos muy seguido, porque los tacos la verdad no son baratos y al parecer nunca han lo han sido ya que esto fue ya hace algunos años y yo recién acabo de ir y siguen muy caros; pero ya tocaremos este tema.
Para empezar, a muchas personas les afecta la idea de comer tacos de cabeza por la noche. Algunos opinan que es por la indigestión de una comida tan pesada en la noche, otros comentan que eso  va contra las reglas de la naturaleza taqueril. Hay quien dice inclusive que estos tacos son obra del mismísimo demonio o de la mafia organizada de percherones y sushis para desacreditar a la industria de tacos de cabeza. Déjenme asegurarles que estas aseveraciones son infundadas (lo de la mafia de percherones & sushis no estoy muy seguro, necesitaría investigar); es claro que los que dicen esto, no le han dado oportunidad a estos tacos.

Lo maravilloso de estos tacos es que tienen algo para todos los gustos: primero lo bueno de la cabeza en estos tacos es que es al vapor. No grasa, no aceite, no condimento, nada. El vapor es lo único que cocina la carne y eso hace que cada bocado de lo  que pidas el taco llámese cachete, lengua, ojos, etc. lo único que te queda en la boca, además de un pedazo de la cabeza de una vaca, es el sabor puro; solo un poco de sal y un toque de pimienta a tu gusto y eso es lo único que se requiere. Entiendo que esto no es del gusto de todos, pero si nunca los has probado y solamente dices “¡guatatelas, que asco!” pues le tengo noticias, señor Don Asqueroso: si no los has probado, no opines. Denle una oportunidad y se llevaran una gran sorpresa.
Y lo segundo es una oda a la grasa, el colesterol y los triglicéridos: carne adobada de puerco, frita en litros y mas litros de aceite de dudosa procedencia. Para esto si no hay mas explicación; las generosas cantidades de grasa, el sutil sabor del adobo sobre la deliciosa carne de cerdo, hacen de este taco todo un manjar. Si planeas morir de un ataque al corazón por arterias tapadas, esta es la rápida y deliciosa manera de hacerlo. La cereza del paste es cebolla caramelizada en la misma grasa sobre el taco. Exquisito.
También, me platicaba el señor taquero, hace poco pusieron la opción de carne asada. Probé uno solamente para que no me contaran y nada espectacular. Como alguna vez dijo Homero Simpson “it was good, but not great”.
Los complementos, guarniciones y acompañamientos son pocos pero eficientes. Solo son un par de salsas, aguacate liquido, cebolla fresca con jalapeños frescos, limones y rábanos. No hay mucho mas que agregarle, pero francamente, no se ocupa. Los refrescos son cortesía de Coca-cola (bueno, no son cortesía, tienes que pagarlos) pero son de botella de vidrio, lo que siempre es bueno. Debo de advertir que los tacos no son baratos, pero también debo advertir que es justificable su precio. Así de buenos son.

Una muy buena opción en comida nocturna para empezar la noche, ya que con toda la grasa, dudo que puedan dormir. Pero la indigestión nocturna nunca ha tenido tan buen sabor.

Yo le daría 5 LDL's de 5.

Ubicación.