miércoles, agosto 18, 2010

Las Tatemas de Cocorit

De nuevo estamos ante uno de los mas maravillosos animales que nos ha dado la madre tierra (asi como el Aye Aye): el puerco. En este local tacos, el puerco es rey y es tratado con el mismo respeto con el que se trataría al emperador Akihito. Además esta taqueria cuenta con el especial sabor de la comida preparada en malla.
Las Tatemas de Cocorit, que gracias a Wikipedia me entere de que Cocorit es una población del sur del estado de Sonora y también me entere que Antonio Valdez Herrera le compuso un corrido (¿?). El dueño y operador de esta taqueria es de por aquellos lados y cosa que no tiene absolutamente nada que ver, con el sabor maravilloso de estos tacos.

Aquí podrán encontrar el delicioso sabor de la carne de cerdo en diferentes variedades: chamorro, chicharrón en salsa verde, barbacoa, chicharrón “natural” , manitas de puerco y como bono adicional lengua de res, todos con el incomparable sabor que le da el proceso de cocción en malla.
Para quienes sean nuevos en esto de las taquerias, el cocinar las cosas en malla lleva de un proceso largo y tedioso: básicamente se hace un agujero en la tierra, se pone carbón o brazas ardiendo y una vez que el fuego se apaga y quedan al rojo vivo, se pone una base para poner una olla en este caso, ya que puede hacerse con  otros materiales como hojas de plátano, papel aluminio etc. El punto es proteger la comida ya que una vez con la carne adentro del agujero (sin albur) se tapa con tierra, creando una especie de horno donde la preparación de cuece a fuego muy lento y donde esta toma un sabor que no se puede igualar con ningún otro proceso de cocción… tal vez con magia, pero no me ha tocado probarlo.

Quiero también aclarar que nadie que trabaja en esta taqueria usa mallas al momento de preparar y servir los alimentos.
El hoyo chico y el hoyo grande (sin albur ambos)
La primera vez que visite este lugar lo primero que probé fue la lengua. Esto es como el estándar cuando de tacos mañaneros se trata, y déjenme decirles que no decepciono: muy buen sabor, sin mucho condimento y por el mismo proceso de cocción, sin mucho jugo, cosa que le da mas consistencia.

Seguido no pude sino rendirme a los chicharrones. Estos chicharrones que son de puerco y están hechos con salsa verde igual por el mismo proceso de malla y déjenme decirles de una vez y con el debido respeto de los pocos pero relegados lectores que todavía me siguen: están mas buenos que la chingada. Así, con todas esas letras; el lento proceso de cocimiento de la malla junto con la capa de grasa de cada chicharrón, hacen que queden suaves y eso se complementa perfectamente con la textura del trozo de carne de cada pedazo y con el sabor de la salsa verde, todo combinado en una sinfonía de grasa, colesterol y sabrosura que explota en la boca en cada mordida del taco. Épico.
En fin, es necesario hacer varias visitas al local, ya que el chamorro, la barbacoa, las manitas de puerco, también con de excelente pedigrí. Refrescos de botella, pocas pero buenas salsas. Solo cebolla morada, chile serrano y cilantro picados y muy buenas tortillas de maíz. Si bien se pudiese criticar algo al lugar, seria que los precios no son lo que llamaríamos módicos pero, al momento de probar la comida, sabrán que el precio es justo.

Yo le daría 4.5 chicharrones de 5.

Ubicación.