viernes, mayo 21, 2010

Euro-aventuras por Europa (Pt1)

Este post como ya lo había anunciado antes, lo voy a dividir en varias partes, debido a que no estoy en una posición idónea para escribir (no se puede escribir acostado y viendo el Almohadazo)así que vamos por partes.

Además, la idea de este post es escribir y que quede sentado en los anales de la Internet, que fui a Europa y juro volver a ir; además de dar una vista que la comida o al menos donde me toco comer a mi, es bastante diferente a lo que estamos acostumbrados.

Todo comenzó saliendo del aeropuerto de la cuidad del clima raro Hermosillo con destino hacia el aeropuerto de la cuidad de México a la nueva terminal 2 (o T2 pa los cuates). Como el vuelo salio a una hora no muy conveniente, llegando al DF pues me entro el hambre y es aquí donde disfrute mi primera comida, de la cual no tengo fotos lamentablemente, puesto que mi cámara era nueva y carecía de mucha batería. El restaurante te llama Alfajores. La comida era bástate buena y precios módicos para ser un restaurante en un aeropuerto.

Seguido de esto abordamos el avión y en escasas 13 horas llegamos al aeropuerto de Paris Charles de Gaulle. Esto para un servidor fue bastante raro, ya que salimos el Lunes a las 2.00pm del DF y llegamos a las 10.30am de Paris pero del día Miércoles.
Seguido de esto lo primero que vi y me sorprendió mucho fue la catedral de Notre Dame.

Lo primero que comí llegando a Paris, fue un restaurante que al principio se me hizo bastante bueno, pero después del paso de los días, en realiad era mas bien del tipo promedio, salvo el postre.

Vista de dentro del lugar.

Pedí una limonada, y me dieron una Pschitt! Que es una especie de Seven Up, pero sin mucha gracia. Además, todas las botellas de gaseosas son así de chiquitas de 250ml.
Ordene unas salchichas con lentejas, aunque no supe lo que pedí hasta que llego. Bastante buena la salchicha.
También una ensalada de la casa, pero nunca supe de la casa de quien.
Y de postre, este si estaba bastante bien, un mousse au chocolate.
Ya por la noche, nos fuimos a caminar. La arquitectura es muy bonita, pero de noche, aunque no lo conocí de día, el Panthéon es impresionante de noche.
Y caminando por las bellas calles (en realidad estábamos perdidos)  llegamos al Quartier Latin dimos con este lugar Trattoria Rim Pizzeria. Un tip que nos pasaron es que si al llegar a un lugar, no hay muchos turistas y el menú esta en máximo 2 idiomas, tienes mas posibilidad de que el lugar este bueno.
El Lugar era bastante agradable y después de la experiencia con la ensalada decidimos jugar a lo seguro y pedir bifteck avec frites. Como siempre y primerizo, no me preguntaron el termino y de ese lado del charco se comen la carne cruda (sin albur). Aunque ya le estoy agarrando el sabor a la carne termino medio.
Y una pizza rustica, que estaba muy muy buena.
Al siguiente día fuimos a una obligada parada al Musée du Louvre que esta por demás decir impresionante. En verdad no encuentro otra palabra y aunque la hubiera, me da flojera buscarla, puesto que no tengo instalado el corrector ortográfico al 100%.
Antonio Canova's Psyche Revived by Cupid's Kiss.
La Victoire de Samothrace
Venus de Milo
Y por Supuesto Mona Lisa, detrás de un cerco que te aparta como 3 metros de ella, un vidrio de seguridad de 5 pulgadas y dos guardias armados.
Y etc. etc. Espero volver a entrar, puesto que no alcanzamos a ver ni el 15% del museo que es enormemente gigante. Acto seguido una pequeña caminata hacia Champs-Élysées, la cual no hubiese sido tanto problema, de no ser porque estábamos a -6oC.

No se pierdan en la próxima entrega el súper restaurante Le Petite Cour, una de mis mejores experiencias culinarias (sin albur también).