viernes, septiembre 10, 2010

Tacos de Cabeza El Güero

De nuevo tacos y de cabeza (sin albur). Esta carreta en particular tiene un especial significado para mí, porque fue el regalo de bodas de mi hermano justo el día de mi boda unas horas antes de las nupcias.  Después de ahí me fui a bañar y arreglar, puesto que me recomendaron mucho que lo hiciera, entonces no quise yo romper con la tradición y decidí ir a bañarme y rasurarme.
Todo esto converge en que los tacos de cabeza, los cuales me declaro fanático, aunque actualmente con mi ritmo de vida me es difícil ir a disfrutarlos, puesto que este tipo de tacos son generalmente por la mañana… también pudiese ir los domingos, pero los domingos levantarse antes de las 12.00pm va contra de la religión que profeso.

Estos tacos están extremadamente buenos. La cabeza es del tipo “chunky” no muy revuelta, sin mucha grasa solo la necesaria; ese sabor tan característico que tiene la cabeza que es difícil de describir, algo ferroso, dulzón… no sabría bien como describirlo, solo se que hay que probarlo para vivirlo.

Esta taqueria cuenta también, como muchas otras en estos días, con barbacoa. Primero pedí un taco de lengua, que es como el estándar con el que se miden este tipo de tacos y déjenme decirles que no decepciono: muy buen sabor, junto con la tortilla de maíz perfectamente calentada, un poco del jugo de la carne y repollo para textura y contraste, todo un logro he de decir.
Obviamente lo siguiente fue pedir uno de cabeza con sesos. No hay que tenerle miedo a los sesos (sin albur también), el sabor es fuerte, pero la combinación con el casi dulce de la cabeza (comparado con los sesos) hacen que la combinación sea toda una ganadora. Pero lo extraordinario con lo que me encontré en esta taqueria fue que cuando pedí el de cabeza con sesos el taquero (que quiero pensar que le apodan el güero) se me quedo viendo con cara de “pinche nacote” y hubo un silencio casi incomodo. Me quede un momento sin palabras cuando el sabio taquero me dijo: “güero, tengo algo mejor que los sesos: mollejas… ¿ya las has probado?”.

Esto lo tome como un reto y dije: “Pa luego es tarde”. Obvio no le dije eso, pero ahorita que estoy escribiendo me hubiese gustado mucho decirlo L. Total que prosiguió el güero: “saben mejor que los sesos y tienen mucha menos grasa”. Es necesario probarlos para saber de que se trata. Así descrito, son básicamente las glándulas salivales de la vaca y eso no abre mucho el apetito, pero si algún día he de recurrir al canibalismo, lo primero que me voy a comer son las glándulas salivales de la persona que me este comiendo. La textura de las mollejas es más blanda que los sesos y combinado con la cabeza hacen un glorioso taco. Tienen que ir a probarlos.
Cebolla morada y blanca picadas, cilantro y salsas, los típicos condimentos de las taquerías, sodas de botella y para completar el cuadro, enseguida de un taller mecánico todo lleno de aceite (esto no quiere decir que los tacos estén sucios, al contrario la carreta se ve bastante limpia). Así que si andan por aquellos lugares de Hermosillo, dense la oportunidad de probar estos tacos. No se van a arrepentir.

Yo le daría 4 mollejas de 5

Ubicación.