domingo, diciembre 13, 2009

Pizzeria Italia

   La comida italiano siempre me ha llamado la atención. Nunca he ido a Italia :(, pero siempre me ha gustado todo lo referente al sabor del mediterráneo...aunque tampoco he ido nunca al mediterráneo, pero ustedes entienden el punto. No hay muchos ejemplos relevantes que recuerde de comida Italiana aquí en la ciudad del sol, las naranjas y los carros chuecos* y mucho menos de pizzas, ya que las pizzas que tenemos aquí el la ciudad son copias (mejoradas o empeoradas, según de donde compren sus pizzas) de las pizzas gringas, que es una copia fea de las pizzas originales.


La Pizzeria Italia, despues de ser decorada por AIG<3

Según me cuentan las personas ya entradas en años, uno de los primeros lugares de pizzas que hubo aquí se estableció en los años 70’s. Este lugar, llamado Pizzería Italia. Como su nombre lo indica vendían pizzas y pastas. También me informan que nunca fueron a comer a este lugar, ya que era “para gente bien”, lo que me indica que toda la información y referencias que me dieron, no sirve para nada. También me indica que mis contactos y conocidos siempre han sido más bien del tipo pobres.



Yo tuve mi primer contacto sangriento con este restaurante cuando era un mozalbete que cursaba la universidad. Y digo sangriento, porque la primera vez que fui a este lugar, al acercar mi silla a la mesa, había un clavo debajo del descansabrazos, lo que me causo un profuso sangrado y no poder disfrutar mucho la comida ese día. Una de las cosas que llamaron la atención era el tipo de clientela y el como se desenvolvía el negocio.

Este restaurante son de esos en que las personas hablan primero para después llegar y recoger. Esto denota un lugar que tiene una base de clientes muy bien cimentada y es así como se logra mantener un lugar por tanto tiempo. Además, es uno de esos lugares donde la clientela en su mayoría, son más del tipo pudientes. Uno nota la diferencia en la clientela y el trato de los dueños hacia estas personas con el resto de la perrada como su servidor. Afortunadamente, es solo cosa de los dueños y no de los meseros, que dan un servicio bueno y amable.

La comida básicamente en este restaurante es pura proteína; no hay ensaladas ni nada que se interponga en el sabor de la carne y la harina. Solo carne y pasta. Las pizzas son de tamaño “personal” no muy grandes, pero el sabor de la masa hecha en casa y el horno que utilizan les de un muy muy buen sabor. Los toppings son variados aunque en lo personal, la de ostiones ahumados con tocino y cebolla es la ganadora.


Las pastas también son muy básicas: al burro, con ajo, a la boloñesa y lasaña. La lasaña tiene muy buen sabor, con poco carne y poco queso, pero la pasta siempre esta “al dente “. En mi ultima visita, pedimos una con ajo y déjame que te cuente limeña… si son fans de ajo como su servidor, van a girar de placer con este plato. Contrario a lo que se pudiese esperar, el ajo no abruma y hasta queda con un sabor que se pudiera describir como dulce o acaramelado y la combinación con el parmesano y la pasta que estaba cocida a la perfección, hacen de este un platillo que lo recuerdas por varias horas por su gran sabor, pero mas que nada por el olor.


Lo mejor de todo, a mi ver, es la carne. En esta ocasión le toco el turno a las “Salchichas Sicilianas”. Este embutido, también hecho in situ, es delicioso. No se exactamente la combinación de hierbas que tienen, pero es uno de esos platillos que tienen que probar para que disfruten en carne propia el sabor. Es muy difícil de describir. Tanto que no lo voy a hacer (además que ya son muchos párrafos).


El lugar vende alcohol del Grupo Modelo, así que las Pacificos y Coronas están a la orden del día. También ofrecen vino (el Nebiolo no tiene pierde para este comida) aunque extrañamente servido en vasos y no en copas. Otro plus es que ofrecen sodas en botella de vidrio, o como lo decimos en el mundo del los críticos de comida de Internet, “sodas de botella de vidrio”.

El lugar es no es barato, pero las porciones son razonables. Pero, como en otras ocasiones lo he mencionado, se esta pagando por la calidad de los ingredientes y por el resultado final: una muy buena comida. Un lugar que deben de visitar, al menos una vez.

Yo le daría 4 fresas de 5.

Ubicación

*Espero que este próximo año y todos los venideros, hasta que no quiten el impuesto de la tenencia, a todos los que tienen carros chuecos, se les ponche una llanta cada mes del año 2010.