sábado, septiembre 26, 2009

Leopoldo Pelaez Benítez


Maestro, mentor, guía, ejemplo a seguir...A sus 65 años Polo Polo sigue igual de sagaz y ácido que siempre. Su humor negro, sarcasmo y todo tipo de alegorías sexuales siguen siendo iguales y muchas veces mas grandes que cuando comenzó, además de un ávido defensor de la piratería.

El primer disco Polo Polo creo que lo oí si mal no recuerdo por allá por los años de 1987~1988. Lo que yo escuchaba por mis, en aquellos entonces, vírgenes oídos, mi cerebro no alcanzaba a procesar con suficiente velocidad las palabras altisonantes como pito, culo, pinche, etc. ni frases como chingas a tu madre, métetelo por el culo, mis huevos, etc. Todo aquello para mí fue un despertar de la mente y un abrir los ojos a un mundo que yo hasta ese momento desconocía: el albur. Obviamente todo esto a escondidas de mis padres, que en sus reuniones de fin de semana, mandaban a los niños “a dormir” mientras ellos y sus amistades se reunían en la sala con el modular muy bajito a escuchar el nuevo cassette o disco de Polo Polo mientras bebían cerveza Tecate roja en sus gruesas latas de aluminio con plomo (antes las personas no andaban con mamadas).

Al parecer ya en su grabación numero 36, Polo Polo sigue llenando los lugares donde se presenta. Lo que es raro es que aunque muchos de sus chistes son con una gran carga de misógina, practicamente la mitad del auditorio son mujeres (y de esa gran parte, mujeres mayores). Aunque todo queda en el show, ya que Polo Polo siempre se ve que es muy respetuoso con ellas fuera del escenario.

De los ya pocos grandes que quedan. Este nuevo show con nuevos chistes (aunque se extrañan algunos de los viejos) de poco más de dos horas de duración es totalmente recomendable.

Yo le daría 5 culos de 5.