sábado, agosto 15, 2009

Restaurant La Zarzuela


Otro domingo, otro restaurante. La Zarzuela está ubicado en las inmediaciones de donde está firmando mi sentencia que es el hotel Royal Palace. Este restaurante tiene buffet en la mañana, pero como los domingos nadie se levanta antes de las 2.00pm siempre esta vacio. Aquí la especialidad es el cabrito al pastor, la paella y el lechón (sin albur). La atención es buena, el clásico mesero de 40~45 años simpaticón, y el ambiente es agradable. Pero a lo que vamos, a la comida. Nos tomaron las órdenes y pues llegando el primer tache; se pidió un consomé de carne para abrir apetito, pero resulto un fiasco. Tú puedes diferenciar con solo ver el color del caldo que es un caldo que fue hecho con cubos maggi y no con verdadera carne y hueso como debe de ser, asi que estaba por demas insulso.


Un punto bueno de este restaurante que tiene una barra con ensaladas básicas y cremas que están bastante buenas, que vienen como cortesía al momento de ordenar comida. La orden seleccionada fue un pescado con salsa de cítricos y alcaparras para mi y diversos platillos, entre los que se encontraba el lechón. Primero el pescado. Estaba literalmente, más bueno que la chingada. Si te gusta el limón o los sabores acidos, este pescado es para ti. Estaba en el término exacto y un muy buen sabor. Altamente recomendable.


Pasando a lo que verdaderamente importa en la vida, el puerco, llegaron los lechones. El error que el cheff está haciendo es al escoger el lechón. El lechón según los marcan los cánones puerquiles, debe de tener como máximo 3 meses de edad que yo sé que es muy muy cruel, pero como dice el dicho “si quieres lechón, tienes que matar a un bebe puerquito que todavía sigue tomando leche de su mama” (¿?). Total que este lechón en la Zarzuela, no era lechón. Uno puede observarlo en el largo del hueso del fémur o el tamaño de los huesos del costillar. El chiste del lechón (aparte de matar un cochito bebe) es el sabor. Con un puerco mas grande, el sabor cambia considerablemente y sabe igual que un puerco normal (que no tiene nada de malo) pero le quita todo el chiste del asesinato de bebes.

El sabor no era malo, pero no es lo que están promocionando. Literalmente la zarzuela es una especia de opera española donde cantan y hablan (al contrario de la opera clásica que todo es cantado), el restaurante tiene partes muy buenas y otras donde la trama se hace lenta. El restaurante tiene los precios que se pueden esperar de un restaurante en un hotel, el servicio es bueno y la comida en general es más que aceptable. Hay que pulirlo un poco más, pero es una visita recomendable.

Yo le daría 3 lechones de 5

Ubicación