domingo, agosto 09, 2009

La Foggata de los tres chefs

Siempre que llegas a un nuevo restaurante, entras esperando lo mejor, porque ¿quien en su sano juicio pone un restaurante? tengo entendido que la historia de como se fundo este restaurante fue así:

Chef1: “¿Que onda wey? me corrieron de la chamba”
Chef2: “Que macana… ¿y que pedo?”
Chef1: “¿Qué onda si ponemos un restaurante? acá bien machin. De todos modos tu tampoco estas chambeando…”
Chef3: “¿Qué pedo? ¿Van a poner un restaurante? Yo le entro. Voy a renunciar hoy”
Chef2: “Fierro”
Chef1: “Sale. Ya tenemos asegurada al menos una estrella Michelin”



Algo por el estilo fue la historia de este restaurante. La comida en si no es mala pero los precios no son necesariamente módicos. Es un restaurante normal que como todos se esfuerza en dar lo mejor para no cerrar como los otros 2,345,235 restaurantes que no han pegado aquí en hermosillo, debido a que las personas prefieren comer en una taqueria (que no tiene nada de malo) que ir a comer a un buen restaurante, es por ello que los restaurantes aquí casi nunca se mantienen (salvo excepciones) y lo que hace que su calidad no sea constante.

Al llegar al lugar que no esta muy ostentosamente adornado, nos recibió el mesero y como era domingo y los domingos no se toma (vino) pues pedimos unas cervezas. Pedimos unas entradas y las clásicas entradas de pan con alguna variante de pesto y otra de vinagreta con balsámico. Hasta aquí todo bien. Llegaron a tomarnos la orden y pues lo clásico: pescado, filetes, pastas, ensaladas, etc. aquí sobresale un rissoto con una ensalada de mangos con balsámico bastante bueno y un filete con nopales también de bastante buen ver, aunque el hecho de abrir un filete para presentarlo en el plato es una especie de crimen, pero pues el sabor era mas que aceptable.


Una amiga que nos acompañaba dijo: “si te gusta el chamorro (sin albur) aquí venden uno muy bueno". Pues venga el chamorro. Tres de nosotros pedimos el chamorro y si, llegaron dos chamorros y el mío me dijeron que no tardaría. Empezaron todos a comer y uno de los chamorreros llamo al mesero: “mi chamorro esta frío”. Nuestro mesero con una cara de preocupación que no podía con ella se acerco para llevarse el plato, pero la otra chamorrera también dijo: “sabes que, el mío también esta frío”… el mesero tomo los dos platos y en menos de 15 segundos volvió con dos chamorros nuevos, cuando pregunte por el mío comento: “el suyo ahorita sale”. Ok. Siguió la comida y mi amigo volvió a llamar al mesero: “que pena, pero sigue frío…” se volvieron a llevar el chamorro.


Para esto ya habían pasado buenos 20 minutos, todos comiendo menos yo :(. Trajeron de vuelta el chamorro a mi amigo, pero misteriosamente, no era nuevo, era el primer chamorro que el había devuelto. Comento mi amigo que estaba un poco mas caliente, pero que no estaba bien, pero como ya había sido mucho alegar, se lo comió. Pasaron 30 minutos y le pregunte al mesero: “¿mi chamorro tardara mucho?”. “ahorita sale joven”. Pasaron 10 minutos mas, todos habían terminado de comer y llego mi chamorro, pero misteriosamente era el mismo chamorro que mi amiga había devuelto desde el principio… ¡y seguía frío! Para esto el hambre que tenía había pasado por completo. Devolví el plato y respetuosamente le dije. “Lléveselo y traiga la cuenta por favor”,

En estos casos, lo procedente es pedir una copa de champagne, llamar al mesero y aventarle la copa en la cara diciendo: “eres un inepto!”, pero la verdad no había buena champagne en el restaurante así que no se pudo. Salio el chef y acepto toda la responsabilidad por lo sucedido. El problema aquí que un bueno chamorro no se hace en 20min. Tienes que hacerlos un día antes y si son requeridos, se calientan (no sabe 100% igual pero funciona). Lo que paso, según el chef, fue que no superviso como se calentaban los chamorros, seguramente por estar fumando por fuera con los otros dos chefs mientras discutian como iban a recibir la segunda estrella Michelin. Nos regalaron dos postres y no nos cobraron ningún chamorro, pero pues como la primera impresión es la que cuenta…

Como les dije, la comida no es del todo mal. Tal vez les de otra oportunidad en el futuro, porque necesitamos darle a los nuevos restaurantes mas oportunidades para no espantar a la inversión de nuevos negocios y así tener un espectro mas amplio al momento de elegir.

Yo le daría 2 chefs de 5

Ubicación